Las metodologías ágiles son marcos de trabajo que priorizan la flexibilidad e inmediatez de respuesta para mejorar el proceso de desarrollo.

Estos marcos de trabajo, que podrían considerarse estratégias, ayudan en el desarrollo de proyectos al organizar los flujos de trabajo de uno o varios departamentos al mismo tiempo.

Las metodologías ágiles nacen del “Agile Manifesto”, un documento que comenzó su fundamentación en los años 90 y finaliza su redacción en el 2001 por parte de un grupo de expertos en desarrollo de software.

Este documento marcó el inicio de una era de crecimiento constante para la industria del desarrollo de software.

Fundamentos del agilismo

El “Agile Manifesto” es la base de todas las metodologías ágiles que se utilizan actualmente en las empresas de desarrollo de software y que se está expandiendo a otros ámbitos como el UX design e incluso el marketing digital.

Los 4 pilares del agilismo actual son:

  1. Individuos e interacciones sobre procesos y herramientas.
  2. ‘Software’ funcionando sobre documentación exhaustiva.
  3. Colaboración con el cliente sobre negociación contractual.
  4. Respuesta ante el cambio sobre seguir un plan.

Estos 4 fundamentos dan paso a los 12 principios del agilismo.

Metodologías ágiles para desarrollo de software

Con el paso del tiempo y la gran demanda de productos y servicios de tecnología, las empresas han adaptado sus procesos a distintas metodologías ágiles, con las que pueden tener mayor control de productividad en sus equipos.

Actualmente estas son las metodologías ágiles más utilizadas para el desarrollo de software:

Scrum

Los aspectos en los que se basa esta metodología son innovación, flexibilidad, competitividad y productividad. Está basada en el agilismo, aunque tiene la característica de ser una metodología de trabajo incremental.

Esto quiere decir que todo el ciclo de desarrollo se divide en etapas más pequeñas, en las cuales se tiene reuniones constantes para entrega de avances y promover la resolución de dudas.

Con esta metodología nace el perfil de Scrum Master, figura que puede tener un background en el mundo del desarrollo pero que se especializa en implementar la metodología a los equipos de trabajo.

Kanban

El nombre de esta metodología proviene del idioma japonés, que en español se traduce como “tarjeta visual”.

Esta metodología es muy visual, ya que dispone de un tablero dividido en tres columnas y cada una puede contener las tarjetas de tareas pendientes, en proceso y terminadas.

Así se visualizan rápidamente los avances y se califica su prioridad de acuerdo al nivel de esfuerzo y tiempo que se tome para realizarlas.

Trello es una de las herramientas utilizadas para la planeación con la metodología Kanban.

XP (Programación extrema)

Esta metodología se centra en priorizar la adaptabilidad a los cambios, en vez de prever las tareas como en las metodologías anteriores.

Se centra en cuatro aspectos fundamentales para desarrollar que son: coste, tiempo, calidad y alcance.

Por este motivo tuvo su punto más alto de uso en las empresas en la década de los 2000. Sin embargo, con la llegada de las metodologías centradas en las personas, su uso ha ido disminuyendo.

Conoce cómo reclutan al perfil de Scrum Master en nuestro canal de YouTube.

plataforma de empleo de ti hireline

Acerca del Autor

Cristina León

Content writer en Hireline. Lienciada en Ciencias de la comunicación. Migrante de la escritura en medios tradicionales al ámbito del marketing digital.

Ver Artículos